Fallece el actor Robbie Coltrane, que interpretó a Hagrid en Harry Potter.

  • El actor Robbie Coltrane, conocido por interpretar a Hagrid en la saga de películas Harry Potter, falleció a los 72 años.

“Robbie probablemente será recordado durante las próximas décadas como Hagrid, un papel que dio alegría tanto a niños como adultos, provocando un torrente de cartas de fans cada semana durante los últimos veinte años”, ha comunicado su agente.

Además de dar vida al gigantesco profesor Rubeus Hagrid en las ocho películas de la franquicia Harry Potter, Coltrane también dio vida a Valentin Dmitrovich Zukovsky en dos filmes de la saga Robbie Coltrane fue la única persona que J.K. Rowling consideró para dar vida a Hagrid y, tal como ocurrió con Richard Harris (el Albus Dumbledore original), fueron los más pequeños de la casa los que le convencieron de aceptar el papel que lo convertiría en un clásico.

El personaje por el que sería más conocido a partir del 2001 llegaba, sin embargo, tras un amplio recorrido en el mundo de la interpretación que le hizo merecedor, entre muchas otras cosas, del título Oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE, por sus siglas en Inglés) en 2006 proclamado por la reina Isabel II de Inglaterra por motivo de sus servicios a la cultura dramática.

Coltrane se volvió muy popular cuando pasó a protagonizar una serie de televisión policíaca de Reino Unido llamada Cracker a mediados de los años 90. Una serie que tuvo su momento de gloria con una película que emitió en televisión en el 2006 y que le hizo merecedor de tres premios BAFTA a mejor actor.

Más adelante, mientras trabajaba en Harry Potter (desde el 2001 hasta el 2011), figuró en ‘Oceans 11’ y ‘Van Helsing’. Finalmente, tras las 8 películas actuó en ‘Indomable’ (haciendo la voz de uno de los personajes de Disney) y en la serie ‘Urban Miths’ interpretando a Orson Welles.

Hagrid es hijo de un mago y una gigante, por lo que mide 2,75 metros en los libros. Lo curioso es que para hacer que Robbie (de 1,85 metros de altura) pareciera un semigigante tuvieron que jugar constantemente con las perspectivas, las pantallas verdes, un doble de dos metros y el tamaño de los objetos que ponían a su alrededor, pues la vajilla era pequeña para que sus manos se vieran mucho más grandes.

Facebook Comments Box

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.